Guía para tu marca III: los colores no son cosa de gusto

“Para gustos se pintan colores”, suele decirse. Nada más lejos de la realidad si hablamos de comunicación visual. El color tiene un componente psicológico inherente y complejo. Entran en juego aspectos como el bagaje cultural, los convencionalismos sociales, la harmonía visual, jerarquías de la percepción y hasta los usos funcionales del momento histórico. La psicología del color intenta arrojar luz sobre este tema y en materia de arte y diseño destaca la obra de Eva Heller. No pretendo entrar en detalles teóricos, sería pesado de digerir. Lo esencial es comprender que a la hora de crear una imagen de marca o un cartel o incluso la señalética de tu local, el color no es cosa de gustos. Los colores y sus distintas gamas cromáticas tienen simbolismo y podemos verlo con un simple ejemplo:

Imagen propia, psicología del color

Ejemplo sencillo de la psicología del color en funcionamiento

Puedes notar cómo todos los elementos mencionados hacen trabajar tu mente. Quizás, cuando veas el rojo pienses en la pasión y el verde te transmita naturalidad. Todo dependerá de tu idiosincrasia y de otras variables que estudia la psicología del color. Estos elementos son generalmente sociales y pueden aplicarse a grupos de personas con buen resultado.

En el caso de que estés pensando que esto es otra cosa más de diseñadores y pura palabrería, ¿crees que los colores de los partidos políticos son por “gusto”? Fíjate en algunos de los partidos españoles, ¿hay alguno que use el marrón?, ¿y el gris? Por lo general, usan colores animados y seleccionan el suyo en función de su ideología y la carga cultural, emocional y psicológica del color.

Ejemplo práctico de psicología del color

Ejemplo de uso del color como elemento comunicacional

Y ya la prueba definitiva. A McDonald’s le empezaron a llover críticas tras ser objeto de un documental que mostraba los resultados dañinos de comer exclusivamente en sus restaurantes durante un mes. ¿Qué hizo la marca, entre otras medidas de la empresa, para lavar su imagen? Cambiar de color, pasó del rojo al verde.

Por estos motivos, cuando un estudio creativo propone un color en una pieza gráfica no lo hace porque le guste al equipo o al cliente. Detrás de la elección del color hay una intención de comunicación visual emotiva, psicológica y casi atávica. Puedes seguir diciendo que “para gustos se pintan colores”, es solo una expresión. Pero cuídate de usarlo como argumento para cualquier pieza de comunicación visual, especialmente con tu marca.

¿Atascad@ con el color? Contacta en info@margenestudio.com

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *